La era de mis 20 a 25´s

 

Dejé de tener mis negocios en el centro de la ciudad ya que después de 10 años ya estaba consumiendo el alma, ya no tenía ninguna felicidad y los momentos malos cada vez eran más frecuentes y mucho más duros. Desde inseguridad, robos, malos empleados, problemas con mi socio y demás cosas decididas que no querían pasar el resto de mi vida en un trabajo en el cual solo me mantenía por la paga (y vaya que era muy buena) así que tomé la decisión de ponerle fin a mi tormento y comenzar a hacer lo que en verdad me gusta y convertirlo en mi modo de vida y crear una fuente de ingresos a la vez. Ahora comenzaré a viajar, practicar jiu-jitsu, escribir, y orientar a las personas para que puedan conseguir todo lo que quieran,

Pero vamos más atrás, mi nombre es Valentín Neil y por 10 años fue parte del mercado textil, ya sea en tela o la prenda ya fabricada en su totalidad. Cuando cumplí 18 años comencé a trabajar para un amigo de mi padre de origen libanés en el mercado de las telas, descubrí como vender y como cobrar ya que sin duda es una de las cosas más duras para un comerciante que usa como medio de negocios el de los plazos. Un año más tarde me contrataron para trabajar como encargado de una tienda pero esta vez con una persona de origen coreano, así aprendí la ética del trabajo de las personas orientales y la disciplina con la cual ellos logran crear un negocio exitoso. Tiempo después de mis padres con un accidente en motocicleta que cambiaría nuestras vidas para siempre mis padres luego de 6 meses en terapia intensiva se lograron recuperar pero no del todo ya que el accidente fue tan duro que permanecerá con secuelas e incapacitados para trabajar como lo solían hacer. Nuestra situación era crítica y los gastos hospitalarios eran muy caros y tuve que valerme de vender carros y de usar el dinero que tenía mi padre, así que nuestras cuentas se vieron fuertemente afectadas y el negocio igual. Mi padre vendía tela al igual que yo pero no trabajaba directamente con él, una vez que el accidente dejé de trabajar para mi jefe coreano y tomé las riendas del negocio de mi padre pero con pésimos resultados, mucha gente que le tenía a mi padre al enterarse de la situación por la que estaba pasando dejaron de presentarse en la tienda y dejaron de pagar sus cuentas, algunos familiares abusaron y debido a mi inexperiencia seguía perdiendo dinero, ya eso hay que sumarle que tenía mis 19 años yo era un joven que no sabía hacer casi nada y que bebía demasiado así que las perdidas seguían en ascenso. Llegué a un punto en el cual en mi casa que es bastante grande tenía en el garaje carros como jaguar, charger, navigator, jeep y otra marca que no recuerdo, pero no tenía dinero para ponerles gasolina, quizás pienses que fui un idiota por no vender algunos de ellos para tener dinero y quizás tengas razón pero me afecto tanto el problema que no sabía como manejarlo, me sentía juzgado y culpable, hice lo que pude o eso quiero pensar. Perdí la tienda de mi padre y perdí mucho dinero debido al mal tiempo de ventas, la mala administración, los clientes que no me pagaron, mis malas decisiones y un poco de mala suerte. 

El trabajo en realidad no era muy pesado pero a esa edad no era el vendedor que ahora soy, enfrente muchos rechazos, no sabía por dónde iniciar, me sentía muy presionado por no llevar clientes nuevos, la presión era a tal grado que pensé que me iban a correr, pero como tengo una buena actitud y me es fácil hacer muchos amigos mi jefe llamado Kimi no me corrió a pesar de mi poca efectividad, solo porque le caía bien y mi honestidad siempre me ayudó bastante. Después de un año y medio de trabajo para Kimi en el centro de la ciudad como vendedor, chofer, cargador, traductor, etc., las cosas parecían haber mejorado, mis padres continuaban con sus terapias y el dinero era un poco más constante, seguía sin recuperar lo que perdí pero al menos esta vez tuve una fuente de ingresos. Los días pasaban y uno de esos días llego el socio de mi jefe, un señor coreano de más de 65 años y con mucho pero mucho dinero, también vino su hijo Claudio, un tipo de en ese entonces 26 años (yo recién tenía 20) alto, fuerte, y muy buen pedo. El trabajo seguía y entre ellos tuvieron problemas así que la empresa se separó y Kimi y Claudio tomaron caminos diferentes, y ahí fue una de mis primeras oportunidades. 

Claudio necesitó a alguien que supiera como moverse dentro de la ciudad de México, que supiera manejar, hablar inglés y que supiera a quien y como venderle la ropa, así que cuando hice una oferta de trabajo le dije que me iba con él pero que Kimi me iba a subir el sueldo muy pronto, de $ 1250 a $ 3500 semanales, cosa que era una mentira pero era mi oportunidad de atacar de lo contrario me esperaban otros años más cargando diablos llenos de mercancía, así que le dije a Claudio que si me igualaba esa oferta de sueldo me iría con él sin problema, pero también tenía que darme una comisión del 20% de todo lo que vendiera a finales de mes. Así pase de ganar $ 5,000 al mes a ganar más de $ 40,000 al mes en un solo año, y eso fue solo el comienzo. 

El centro de la ciudad de México es una ciudad tan grande que me di la tarea de conocer a las personas más grandes de la industria y uno a uno les fui vendiendo, y no solo eso sino que les hice mis amigos y ahora tenía una cartera importante de clientes muy adinerados, (desde milano, suburbia, coppel, price shoes, aspik, y otras marcas) ahora yo era quien ponía las reglas y atrás permanecerían esos días en los que yo era un solo empleado más, ahora la empresa giraba porque en gran parte yo la hice girar, el dinero comenzó a entrar como nunca, ya había pasado casi 3 años que estaba con Claudio (tenía 23), me compre 2 de mis primeros Bmw 135i y 335 m sport, mi primera camioneta RAM doble cabina, motocicletas Harley-Davidson , fui a París por unos meses, visité Holanda, Bélgica y otras partes de Europa pero solo por unos días a diferencia de París, después de eso Colombia, panamá, cuba, Guatemala, Canadá y demás ciudades. 

En casa las cosas iban mucho mejor, mi padre podría caminar por si solo después de estar mucho tiempo en la cama, mi madre ya podría ver y andaba un poco más feliz, mis cuentas ya eran afectadas por una nueva ganancia, estaba ganando a mis 23 años casi 70 mil pesos mensuales, claro mi estilo de vida se volvió mucho más caro, visité, Canadá, Colombia, Guatemala en motocicleta, Panamá, Cuba, visitaba los mejores bares de la ciudad a bordo de mi segundo BMW un 335 m sport, las solicitudes de American Express llegaron, y demás cosas. Así funciona la vida, das y recibos. 

Cumplí 25 años y las cosas iban de maravilla, hasta que un día al llegar a la bodega notamos que habíamos sido robados, casi 5 millones de pesos en mercancía, Claudio estaba enloquecido, no procesaba lo que pasaba y el miedo comenzó a apoderarse de mi. Seguimos trabajando pero pasamos por una muy mala racha, en 3 ocasiones al salir de cobrar de la tienda de algunos de mis clientes fui despojado de todo el dinero por más de 4 sujetos armados, lo peor había pasado; ya me identificaron bien identificado. En otra ocasión al salir del banco con mi madre nos siguieron y nos quitaron $ 100,000 mil pesos y fue allí donde dije que no volvería más a trabar ahí, Claudio también ya pensaba en irse de México debido a la inseguridad y para resumir las cosas, todo se vino abajo, caí en un cuadro de ansiedad y temor, Claudio se fue del país, y yo estaba fuera de combate. 

Tenía 25 años y decidí volver a la carga, puse tiendas en sociedad con un amigo de Claudio de origen Chino y nos resultó muy bien al comienzo, fue bastante desgastante pero el día de paga era fenomenal, a veces así como llegaba el dinero así lo gastaba, borracheras de más de $ 20 mil pesos por semana y otro detalle que olvide contarles, era un consumidor constante de cocaína, solo los fines de semana pero era bastante intenso. Ahora jugaba en otro liga, me rozaba con solo los hombres más ricos del centro de la ciudad, las metas ahora ya eran más grandes que solo vendedor para tener dinero, las metas ahora eran por extensión y dominio del mercado, ayude a varios de ellos incluso cuando tenía mis propios negocios, tenía problemas personales como cualquier persona pero todo iba en orden al menos en la parte económica.  

Hay muchos detalles de mi vida que no menciono aquí, pero en otra ocasión se los contaré, pero por lo menos ya te puedes dar una idea de quién soy y de mi pasado. Confía en mí, sé de lo que estoy hablando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s